espacio

Jueves, 24 Julio 2014 17:58

Dialogía visual II, una mirada personal

 

Artes Visuales
Mónica Mayer
20 de julio de 2007

 

Dialogía visual II, una mirada personal

¿La obra artística responde a la experiencia personal del artista? ¿Es resultado de una investigación de conceptos artísticos o aspectos formales? ¿Se da a partir de un diálogo con artistas del pasado? ¿Responde a su época e interactúa con su contexto?

La respuesta a todas estas preguntas es sí. Son los anclajes de una obra y para mí, entre más de estas ligas tiene una propuesta artística, mayores son sus posibilidades de reverberar. Son distintos estratos de significado.

Hoy me voy a referir a Dialogía visual II, una intervención de Víctor Lerma en la Sala de Arte Público Siqueiros por ser una obra bien anclada. Les platico como su compañera de vida durante 35 años, pero también como una colega que ha seguido su desarrollo artístico con atención.

Dialogía visual II consiste, por ponerlo burdamente, en ocho hoyos o calas que Lerma realizó en diversos espacios de la última casa del muralista en el Distrito Federal. Son obras abstractas, hechas a partir de las texturas, colores y materiales que va descubriendo.

Las calas se usan en arquitectura para ver la condición de una construcción. Los arqueólogos las usan para descubrir la historia de un edificio y de sus habitantes. En este proyecto Lerma trabajó con los restauradores Claudio Hernández y Jo Ana Morfín. Esto dio pie a que se convirtieran en calas estratigráficas, lo que permitió que además de la obra se realizara un estudio que se integró al banco de información de materiales del S. XX de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía. Este trabajo interdisciplinario, que Lerma siempre ha favorecido, también ayudó para que sus calas adquirieran la sutileza de técnicas que permitían descubrir los muros capa por capa. Al equipo se unieron las artistas Catalina Cárdenas y Lilia Soriano.

Lerma, que estudió arquitectura antes que artes visuales, siempre ha centrado su investigación artística en el espacio y la perspectiva, incluyendo las ideas de poliangularidad de Siqueiros. En los 80 empezó a realizar dibujos a partir de finos cortes geométricos sobre el papel. En los 90 esta búsqueda lo llevó a realizar esquineros, que son dibujos que ceden a la forma arquitectónica.

El siguiente paso lógico era atravesar el muro.

En esta vida no hay casualidades y tampoco no lo fue que Lerma empezara a hacer sus calas después de tres operaciones muy serias por cáncer de colon. Después de las primeras dos cirugías realizó Dialogía visual I e hizo las primeras calas en su estudio. Todavía estando en proceso de recuperación de la tercera cirugía, empezó el proyecto en SAPS. Fue una terapia espléndida. En esta obra la casa no sólo es metáfora del cuerpo, sino referencia directa.

Aunque suene extraño, los artistas dialogan con sus obras. En esta ocasión, la casa le contestó a Lerma. Como saben, en 1991 Víctor y yo empezamos el archivo hemerográfico especializado en artes visuales Pinto mi Raya. La memoria nos apasiona. Trabajamos con periódico todo el día. Cuál no sería su sorpresa cuando en dos de las calas Lerma encontró periódicos tapando una caja eléctrica y un ducto. Naturalmente, forman parte de las obras.

Un aspecto interesante y divertido de esta intervención es que para verla el público debe recorrer otros espacios del museo como las oficinas, el archivo, escaleras y pasillos. Es una invitación a conocer las paredes y la casa desde adentro.

Dialogía visual II estará en SAPS hasta diciembre. Después, las calas se taparán. Quedarán en espera de que, algún día, alguien más le saque a los muros sus secretos.

www.pintomiraya.com.mx

Visto 5469 veces

PROXIMAMENTE

Intimidades

Visitantes

Hoy2
Total500596

Su IP 44.213.60.33 Martes, 16 Julio 2024 00:38