DE ARCHIVOS Y REDES

UN PROYECTO ARTÍSTICO SOBRE LA INTEGRACIÓN Y REACTIVACIÓN DE ARCHIVOS

Inicio

DE ARCHIVOS Y REDES es un proyecto de producción artística a partir de la integración y reactivación de archivos de la artista visual mexicana Mónica MayerEl objetivo del sitio es documentar el proyecto y establecer un espacio de reflexión y diálogo en torno a temas como arte, archivo, activismo y feminismo. El proyecto consta de las siguientes “visitas” a archivos y/o centros de documentación, a partir de las cuales Mayer ha realizado distintas acciones:

VISITA AL ARCHIVO DE OLIVIER DEBROISE

VISITA AL ARCHIVO DE ANA VICTORIA JIMÉNEZ

VISITA AL ARCHIVO DE PINTO MI RAYA (a su vez subdividido en las acciones El Tour, El Taller y El Archivo Personal de Pinto mi Raya)

VISITA AL ARCHIVO DE EX TERESA

VISITA AL ARCHIVO DEL CHOPO

Cada uno de estos proyectos está documentado en este blog a manera de bitácora o diario de cada una de las visitas. En la columna derecha encontrará la liga a cada visita o, si prefiere seguir cronológicamente el proyecto y sus entrelazamientos, lo puede hacer siguiendo el calendario en la parte superior derecha.

Así mismo, en esta columna encontrará otros tres rubros: RED DE ARTE Y ARCHIVOS, PIEZAS SUELTAS y LA BITÁCORA. El primero documenta el proceso de crear una red de arte y archivos a lo largo del país como parte del proyecto y que se dio a través de diversas conferencias y cursos. En el segundo se documentan una serie de pequeñas piezas sueltas surgidas a partir del proyecto y en el último rubro se incluyen reportes de conferencias, exposiciones o eventos relacionados a los temas de arte y archivo.

Por último, en LINKS encontrará un listado de textos y otro de proyectos afines.

 DE ARCHIVOS Y REDES dio inició en la ciudad de México en 2011.  

Artículos recientes
Miércoles, 02 Diciembre 2015 13:02

El Tendedero, versión documentación

Escrito por

El Tendedero revivió en 2007.

Después de 30 años de haberse presentado en el Salón 77-78. Nuevas Tendencias, en el Museo de Arte Modero (MAM) en la ciudad de México y de no volver a aparecer desde entonces más que en publicaciones y en mis conferencias, me pidieron la pieza para la exposición WACK: Art and the Feminist Revolution que curó Connie Butler para el MOCA en Los Ángeles y que incluyó obra de cerca de 120 artistas feministas de 21 países.

Esta invitación me hizo enfrentar, por primera vez, el dilema de cómo presentar una obra efímera, años después de su aparición original. Me había deshecho de la estructura de la pieza porque era muy estorbosa y no cabía en ningún lado. Según yo había guardado los papelitos con las respuestas incluidas en la pieza, pero a la hora de buscarlos, no aparecieron en ningún lado, por lo que decidí presentar 4 fotografías y un texto explicando la pieza.

 varias 138

Foto Víctor Lerma

En 2010, el MAM organizó la exposición Máquina visual: Una revisión de las exposiciones del MAM desde su colección. 1964-1988.

 INVITACION EXPO MAM

En esta ocasión presenté la misma documentación, pero me llamó mucho la atención ver al público viendo las fotografías del público original viendo la pieza.

 SNV32025

Foto Mónica Mayer

 

Mónica Mayer

2 de dicimbre de 2012

Lunes, 23 Noviembre 2015 10:01

El Tendedero L.A.

Escrito por

 tendederob017

En 1979, participé en el proyecto Making it Safe de Suzanne Lacy.

Desde mi llegada un año antes al Woman’s Building, la mítica escuela de arte feminista, había procurado trabajar cerca de Lacy, cuya propuesta me interesaba por plantear un arte de denuncia basado en el performance y con una clara conciencia del uso de los medios masivos. Eso que hoy llamamos artivismo. Por lo mismo, le pedí que fuera mi asesora para la tesis de maestría y me acerqué a los proyectos que estaba realizando en ese momento. Lo que no sabía al empezar a trabajar en Making in Safe es que cambiaría mi concepción del arte.

Comisionado por Communitas, una organización social local, Making it Safe pretendía utilizar el arte para reducir los niveles de violencia hacia las mujeres en la comunidad de Ocean Park. Lacy convocó a un grupo de cómplices para el proyecto y me uní desde el principio, lo viví desde las entrañas.

 ¿Cómo utilizar el arte para disminuir la violencia? ¿Qué herramientas artísticas y políticas podíamos usar? ¿Quién y cómo participaría en el evento? ¿Cómo hablar de lo personal y de lo político? Cuando el objetivo de un trabajo artístico es político ¿dónde queda lo estético? ¿Qué es el arte? ¿Qué es la política? No sé si nos planteamos todo esto abiertamente pero, a la distancia, me queda claro que lo estábamos abordando.

Making it Safe era lo que Lacy llamaba un “non audience oriented performance”. Hoy quizá los definiríamos como práctica social o arte relacional, pero en ese momento no existían los términos. Como yo lo entendí, estas obras consistían en realizar acciones sobre el tejido social que podían incluir elementos muy diversos y desarrollarse, como en este caso, a lo largo de varios meses.

Después de analizar lo que sucedía en la comunidad, de conocer a sus actores y recursos, se planteó un proyecto que en ese momento me parecía muy extraño, pero al que le entré con gusto porque ya para entonces me quedaba claro que había que ir ampliando y moldeando la definición del arte para plantear un arte feminista y no ceñirnos a cánones determinados por otros.

El proyecto tuvo muchos elementos, dirigidos a distintos sectores de la comunidad. Se organizaron conferencias, lecturas de poesía, sesiones públicas para denunciar el incesto, una gran exposición a lo largo de los locales en la calle principal, volanteos, intervenciones en los medios de comunicación, clases de defensa personal en el asilo de ancianos, diálogos íntimos y el proyecto concluyó con una gran manifestación/performance/cena a la luz de las velas en el parque local con la participación de las 250 mujeres que habían intervenido de una u otra manera en el proyecto.

Si bien el Making it Safe fue una pieza de Lacy en la que otras colaboramos, también hubo espacios para realizar nuestras propias obras, como la exposición.

A finales del 78 yo había presentado la versión original de El tendedero en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de México y me había sorprendido tanto el entusiasmo con el que respondieron las mujeres a la pregunta de lo que más detestaban de la ciudad, que decidí hacer una nueva versión de la pieza. El término “reactivar” ni siquiera estaba dentro de mi vocabulario.

tendederob016

En este tendedero, mis preguntas, como el proyecto, giraron en torno a la percepción de seguridad e inseguridad de las habitantes de Ocean Park en su comunidad y sus propuestas para sentirse más seguras.

En este caso, el tendedero fue más sencillo que el del MAM porque lo monté en varios puntos en la calle a manera de acción y la cantidad de transeúntes no requería más que de un cordón y pinzas. Finalmente las presenté en la biblioteca local.

Tendedero en LA004

No recuerdo mucho de aquella experiencia, excepto que me daba pena acercarme a las mujeres para pedirles su opinión. Recuerdo cuestionándome si era válido repetir una pieza. El término “reactivar” ni siquiera estaba dentro de mi vocabulario ni nos planteábamos que ésta podía ser una forma de conservarla. Y, al igual que con el primer tendedero, me quedó claro que esta forma tradicionalmente femenina, era una buena herramienta para comunicarme con otras mujeres para hablar de una violencia de género que muchas padecíamos y, además, eran muy atractivas.

M. Mayer, 2015

 

Lunes, 19 Octubre 2015 12:31

El tendedero: breve introducción

Escrito por

Realicé El tendedero para la exposición Salón 77-78: Nuevas Tendencias que se inauguró el 22 de marzo de 1978 en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de México.

el tendedero 2010Foto: Víctor Lerma

La pieza consistió en pedirles a mujeres de distintas clases, edades y profesiones que respondieran a la pregunta Como mujer, lo que más detesto de la ciudad es: en unas pequeñas papeletas rosas. Después las coloqué en el museo en un tendedero del mismo color que medía tres metros de largo por dos de alto.

el tendedero 2020Foto: Víctor Lerma

En ese momento, gran parte de las respuestas giraron en torno a la violencia sexual en las calles y en los servicios de transporte público. En el museo sucedió una cosa curiosa: las mujeres que visitaban la muestra se sumaron de manera espontánea: a pesar de ser un museo, tomaban las papeletas y agregaban su respuesta en la parte de atrás o en cualquier pedacito de papel que quedara. La hicieron suya.

La pieza también tuvo resonancia en los medios de comunicación. Parece que ese malestar que yo sentía en el transporte público, lo compartían muchas otras mujeres.

el tendedero003

Esta pieza es importante para mí por tres razones.

De entrada es mi primera obra conceptual. A partir de ella empiezo a pensar en formatos que incluyen un elemento de acción como lo fue en este caso salir a buscar las respuestas de las mujeres y de instalación. Es mi primera experiencia con una obra que incluye la participación.

Por otro lado, aunque ya para entonces en general mis trabajos tenían un contenido feminista, es el primero que hago que se acerca más a lo que hoy conocemos como artivismo y termina siendo una pieza de denuncia en la que claramente lo personal se vuelve político.

Por último, El tendedero es una pieza que se ha mantenido viva solita y me piden que la presente con frecuencia. Esto me ha enfrentado, de entrada, a plantear cuando y porqué acepto presentarla. También pensar en qué ocasiones es congruente que se presente simplemente como documentación o cuándo y cómo es importante reactivarla.

En este espacio les iré platicando de los tendederos anteriores y los nuevos.

el tendedero 2013

En Facebook tenemos el grupo El tendedero en el cual me encantará discutir más a fondo todas estas cuestiones.

Martes, 06 Octubre 2015 08:31

Dos talleres, un camino

Escrito por

Los últimos dos talleres sobre arte y archivo que he dado han sido en festivales nuevecitos de performance.

Para mí, ambos talleres son parte del proyecto De archivos y redes que empecé en 2012 y con el cual ingresé al Sistema Nacional de Creadores. Sus resultados están ampliamente registrados en este blog que sigue creciendo porque el FONCA me renovó la beca a partir de agosto. El componente “talleres” está registrado bajo el rubro Red de arte y archivos cuyo objetivo se explica solo. Sus principales elementos son los talleres y el grupo en FB Taller de Arte, Memoria y Archivo que cuenta con poco más de 1,500 miembros.

El primer taller, que se llamó Performance y archivos: ¿moda o cambio de paradigma en el arte?, fue durante el festival Corpórea en Zacatecas que dirigió Adriana Isis Pérez y se llevó a cabo del 29 de junio al 4 de julio. Es la primera edición del festival.

10498323 1606869072926132 5026418736192536658 o

El segundo taller, Archiva: archivos, género y performance, se dio en el marco del Festival Internacional de Arte Acción Mujeres en Ruta del 10 al 12 de septiembre y fue organizado por la Plataforma de Arte Acción Estación Corregidora, dirigida por Fausto García. Es su primer festival de performanceras.

11942231 569188049886301 8515243215056359533 o

Confieso aquí, sin ningún recato, que siempre doy el mismo taller (y no), aunque le cambie el nombre. Confieso también que estos talleres realmente no son talleres, sino performances. Me explico.

Mis talleres siempre son sobre los temas que he trabajado desde el arte, la teoría y la pedagogía durante décadas, como arte y feminismo o arte y archivo. Mi metodología es poner a disposición de los participantes mi información y experiencia sobre el tema, escuchar sus inquietudes e intereses y crear un espacio de diálogo para compartir ideas, experiencias y sentimientos que nos enriquezcan a todos. Siempre parto de la misma estructura, pero cada taller es completamente diferente porque yo sigo ampliando mi información sobre estos temas (mis power points van crece y crece) y porque cada grupo es distinto.

Así mismo, planteo que estos talleres son parte de mi producción artística ya que, cuando son talleres convencionales son elementos de una pieza más amplia, que en este caso es el proyecto De archivos y redes. Yo defino este tipo de piezas como “proyectos visuales” y he venido trabajando esta modalidad de acción desde finales de los 70’s.

En otras ocasiones, como en esta, los talleres además fueron activaciones de un performance que forma parte del proyecto visual.

Por ejemplo, en ambos talleres usé la conferencia Archiva: obras maestras del arte feminista en México como base para hablar de las problemáticas del archivo, el sexismo y el arte feminista. Ambas fueron activaciones de la pieza en formato taller. También las ha habido en modalidad conferencia, performance y exposición.

Por tratarse de su primera edición y porque entre los participantes había varias personas que han dirigido festivales de performance, en el taller en Corpórea, nos centramos en las broncas de documentar un festival: ¿Qué se quiere documentar? ¿Quién va a documentar? ¿A quién le pertenecen los derechos de la documentación? ¿En qué forma se puede documentar además de foto y video? ¿Cómo documentar el performance desde el performance a través de la reactivación y la interpretación? ¿Cómo conservar y difundir esa documentación? La discusión fue sabrosa y estuvo salpicada de las clásicas historias de horror de quienes hemos organizado y documentado festivales.

        20150629 171403 11707377 10153055452711884 7584984935380169288 n

En el taller en Mujeres en Ruta lo trabajamos a partir de Archiva, pero también reactivamos I Mexican women performance artists. Como trabajamos durante los 3 días del festival, nos fue posible ver el trabajo de las otras artistas antes de presentar los resultados del taller, programados para el último día por lo que decidimos hacer eco de sus piezas. De alguna manera nuestras acciones documentaban o hacían referencia a las de ellas. Utilizamos las camisetas de mi performance como aglutinante visual, subrayando el hecho de que estábamos en un festival de mujeres. Fue una pieza colectiva en la que cada quien desarrolló su propia propuesta.

Por ejemplo, en sus piezas, Elvira Santamaría (A la medida humana) y Ruth Vigueras (Diseminadas) utilizaron rosas como uno de sus elementos. A partir de esto, una de las participantes en el taller realizó una acción en la que fue haciendo recortes a su ropa en forma de pétalos y dejándolos en el camino.

 IMG 6963  IMG 6976 foto armando villavicencio                     Fotos: Mónica Mayer                                                Foto: Armando Villavicencio.

Cabe mencionar que todos los performances del festival aludían, directa o indirectamente, a la violencia de género en Querétaro puesto que en los últimos años se ha agudizado: según datos oficiales, de 2009 a la fecha más de 1270 jovencitas han desaparecido y hay casos de amenazas serias a quienes han denunciado esta situación. En el festival hubo espacios intensos de diálogo entre artistas y activistas. Las camisetas también nos sirvieron para denunciar esta situación.

                                IMG 7003  IMG 7064

    Fotos: Mónica Mayer

 Por su parte, Fausto García, se puso la camiseta y se echó un palomazo, reinterpretando la poética pieza de Marie Sol Payró (Lo único estable es la impermanencia) en la que traza con agua una efímera ruta sobre el piso caliente, sólo que él escribió la palabra “desaparecias”, convirtiéndola en un grito ahogado.

                                             IMG 6978  IMG 7093

Fotos Mónica Mayer

Así mismo, uno de los elementos de la pieza de Christine Brault (Acá como allá, todas somas hijas de maíz) consistió en tatuarse en los idiomas oficiales de nuestro continente la leyenda: ¿Dónde están ellas?, acción que emularon con plumón varios de los participantes del taller durante la acción en el Jardín Guerrero.  

                foto luz Vanegas accion Christine Brault   foto fausto garcía

  Fotos Luz Vanegas   y Fausto García

Como comentario final, notarán que no incluí los nombres de los y las participantes en el taller a cuyas piezas me refiero. No los anoté y, con mi memoria de chorlito ya se me olvidaron. Yo misma tendré que tomar uno de mis talleres en los que el punto número uno siempre es que hay que guardar la información desde un principio. Prometo tratar de conseguirla.

 

Viernes, 02 Octubre 2015 12:08

Mi primera exposición en internet, allá por 1995

Escrito por

Hace 20 años expuse por primera vez en internet y, por lo que dice el texto que escribí al respecto, también fue la primera vez que navegué por este mar de información en el que hoy habito.

mi primera expo

Muriel Magenta, una artista de nuevos géneros que trabaja con video, tecnología web y performance multimedia, me invitó a enviar una pieza para su proyecto The World’s Women On-Line!, un archivo que se presentó de manera paralela a la Conferencia de Naciones Unidas en Pekin, en el Museo de Mujeres artistas en Washington y en la Universidad de Arizona y naturalmente acepté: la idea de fortalecer el archivo de la obra de las artistas siempre me ha interesado y la nueva tecnología me tenía fascinada.

Sorprendentemente, el proyecto sigue vivo y ahí está la imagen de la electrografía que envié.

El año pasado tuve mi primera individual en internet. En este caso fue en el Museo de Mujeres Artistas Mexicanas, el MUMA

Este museo es un sitio sobre mujeres artistas en internet que fundó Lucero González hace siete años. Desde el principio me integré al consejo y he colaborado con este esfuerzo de diferentes maneras. No podía negarme: la idea de fortalecer el archivo de la obra de las artistas siempre me ha interesado y qué mejor que usar la tecnología para potenciar sus alcances.

Mi exposición individual se llama Rayando: dibujos de Mónica Mayer. Un ensayo a tres voces. La curó Karen Cordero e incluye textos suyos y de Deborah Dorotinsky.

Escribo este texto porque me sigue sorprendiendo internet por la posibilidad que nos ha abierto de reunirnos a pesar de la distancia y, aparentemente, también del tiempo.