DE ARCHIVOS Y REDES

UN PROYECTO ARTÍSTICO SOBRE LA INTEGRACIÓN Y REACTIVACIÓN DE ARCHIVOS

Inicio

DE ARCHIVOS Y REDES es un proyecto de producción artística a partir de la integración y reactivación de archivos de la artista visual mexicana Mónica MayerEl objetivo del sitio es documentar el proyecto y establecer un espacio de reflexión y diálogo en torno a temas como arte, archivo, activismo y feminismo. El proyecto consta de las siguientes “visitas” a archivos y/o centros de documentación, a partir de las cuales Mayer ha realizado distintas acciones:

VISITA AL ARCHIVO DE OLIVIER DEBROISE

VISITA AL ARCHIVO DE ANA VICTORIA JIMÉNEZ

VISITA AL ARCHIVO DE PINTO MI RAYA (a su vez subdividido en las acciones El Tour, El Taller y El Archivo Personal de Pinto mi Raya)

VISITA AL ARCHIVO DE EX TERESA

VISITA AL ARCHIVO DEL CHOPO

Cada uno de estos proyectos está documentado en este blog a manera de bitácora o diario de cada una de las visitas. En la columna derecha encontrará la liga a cada visita o, si prefiere seguir cronológicamente el proyecto y sus entrelazamientos, lo puede hacer siguiendo el calendario en la parte superior derecha.

Así mismo, en esta columna encontrará otros tres rubros: RED DE ARTE Y ARCHIVOS, PIEZAS SUELTAS y LA BITÁCORA. El primero documenta el proceso de crear una red de arte y archivos a lo largo del país como parte del proyecto y que se dio a través de diversas conferencias y cursos. En el segundo se documentan una serie de pequeñas piezas sueltas surgidas a partir del proyecto y en el último rubro se incluyen reportes de conferencias, exposiciones o eventos relacionados a los temas de arte y archivo.

Por último, en LINKS encontrará un listado de textos y otro de proyectos afines.

 DE ARCHIVOS Y REDES dio inició en la ciudad de México en 2011.  

Artículos recientes
Jueves, 02 Junio 2011 00:00

Rumbo a la inauguración

Escrito por

Ahora sí ya estamos en pleno proceso de montaje.

Para mí ha sido todo un aprendizaje porque como artista estoy acostumbrada a dejar mi obra en el museo que se encarga de todo. Como curadora, las exposiciones que he organizado independientemente han sido menos complejas y en las que he trabajado con museos sólo han requerido que seleccione y consiga la obra. Aquí me he tenido que involucrar en todo el proceso. Afortunadamente esto ha sido un trabajo en equipo y tanto Pilar García Germenos como Eloísa Hernández han estado al pié del cañón. Empiezo a entender la curaduría como algo más cercano a la dirección y producción teatral o cinematográfica que a la investigación. Aún no sé si ha cambiado el papel del curador en el museo en general, si es algo específico de las exposiciones de archivo o simplemente el estilo del MUAC, pero ha sido intenso e interesante.

Un aspecto que ha resultado todo un reto es la museografía. Se van a utilizar los muebles que diseñó Giacomo Castagnola para la exposición anterior que fue sobre el archivo de inSite. Son una maravilla. Están pensados específicamente para exponer archivos, por lo que incluyen unas mesas muy flexibles que pueden colocarse horizontales o inclinadas, cajoneras, unas como carpetas con hojas de acrílico rígido, módulos para imagen en movimiento, estantería para carpetas u otros materiales de consulta y áreas en las que se pueden poner textos o imágenes ampliadas. La iluminación proviene de lámparas de escritorio, lo que le da intimidad. Cualquier cosa luce espléndida montada en esos muebles.

El único problema en este caso es que la museografía tiene que pensarse en función de lo existente, lo cual a veces implica ajustar la cantidad y tamaño de documentos al mobiliario. Esto resulta particularmente difícil en una muestra que, como ésta, está hecha para leerse casi como texto. Por otro lado Giacomo tuvo que rediseñar la posición de los muebles para esta exposición y como vive en el norte del país, hasta ahora la comunicación ha sido por correo electrónico. Los diseños que había enviado están sensacionales, pero yo no acabo de entender las cosas hasta que las veo en vivo y a todo color.

OD01


OD14

OD3

Otro problema ha sido que el espacio en el que se está montando la expo tiene unos grandes ventanales y el sol entra directo en algunos lugares por lo que ahí no se pueden colocar materiales originales o se tienen que recubrir. A lo largo de todo este proceso ha habido un diálogo constante con Claudio Hernández, quien trabaja la restauración y conservación en el museo. De hecho él y su equipo han estado encargados de montar los documentos. Algunos primero los tuvieron que planchar y darles su manita de gato.

SNV33221

Lo que también he notado que ha sido un trabajal es lo eléctrico, especialmente porque sólo hay un contacto en el espacio, por lo que todo el mobiliario tiene que ir conectado a esta misma línea. Además de las lámparas hay 5 entrevistas de sonido, 10 videos en equipo de distintos tamaños y dos computadoras. Es una chamba compleja que no se aprecia y sólo se nota cuando no funciona. Mis respetos. Ahora ya nada más falta que entre otra parte del equipo museográfico a poner cédulas, sujetar las publicaciones de consulta, etc.

SNV33207

Un aspecto del trabajo para esta expo que he disfrutado muchísimo es editar las entrevistas que le hizo Olivier a Lola Álvarez Bravo. Sherel Hernández (quien hizo su servicio en el MUAC y se encargó de digitalizar todo el material hemerográfico de y sobre Olivier en su archivo y el de Pinto mi Raya para esta expo) me hizo favor de ayudarme a bajar y enseñarme a manejar un programa de edición sonora. Después fueron horas y horas de oír las grabaciones, decidir que dejar en menos de 3 minutos, que es lo que me dicen llega a escuchar la gente. Ya casi me las sé de memoria. Estas entrevistas son una joya. En la expo habrá sólo una probadita. Creo que lo que más me conmueve es la forma en la que la artista vieja le fue transmitiendo su conocimiento al joven crítico y el cariño entre ambos.

También he estado ocupada en la edición de Una cena más, el performance/cena/conferencia que grabamos con las personas cercanas a Olivier y a los temas que se tratan en la exposición.

He pasado horas y horas con Alfonso Cornejo e Ilse Briones del equipo de Rafael Ortega editando. La cena está tal cual, sin cortes y al sonido no se le editó nada. Rafa sugirió que lo dejáramos en split screen, dividiendo la imagen a la mitad. Esto nos está permitiendo meter imágenes de sus dos cámaras, así como de lo que estaba grabando Víctor en su papel de "el espía" y fragmentos de Un banquete en Tetlapayac. Por otro lado, en los espacios negros arriba y abajo integramos texto tanto para incluir los datos de quien estaba hablando, como comentarios sobre el archivo. Yo no sé si algún visitante a la exposición vaya a tener tiempo de sentarse y ver todos los materiales, pero de cualquier forma la mayoría estarán en internet y quedan como parte del archivo mismo.

Ahora sí, el próximo miércoles es la rueda de prensa y el sábado inauguramos.

INVITACION VISITA AL ARCHIVO OLIVIER DEBROISE

Viernes, 25 Marzo 2011 00:00

Una expo y una cena

Escrito por

¡Qué semanitas! El miércoles de la semana pasada inauguramos la exposición Mujeres ¿Y qué más? Reactivando el archivo de Ana Victoria Jiménez en la Universidad Iberoamericana. Además de mostrar el archivo de Ana Victoria, que incluye tanto las fotografías que ella empezó a tomar desde inicios del movimiento feminista y documentos como carteles (tiene una colección de cerca de 300 carteles feministas, incluyendo algunos

Manifestación feminista reducidamanifestacion feminista 2 reducida3 reducida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1.- Cámara de diputados, manifestación en pro del aborto libre y gratuito (1977). 2.- Auditorio Nacional, manifestación en contra de Miss Universo (1977). 3.- Hacia el Monumento a la Madre, manifestación en pro de la maternidad voluntaria (1979).

con diseños de artistas como Leonora Carrington, Fanny Rabel, Andrea Gómez, Siqueiros, Francisco Mora y hasta Felipe Ehrenberg), tanto el Taller Permanente de Arte y Género que yo facilito como las alumnas de Historia del Arte de Karen Cordero en la Ibero realizaron una serie de obras y/o dispositivos museográficos para reactivar el archivo. De hecho, el que todas ellas estén trabajando con estos materiales constituye en sí misma la principal reactivación del archivo. No es suficiente exponer los materiales, hay que tratar de que tengan sentido hoy.

Una cosa que me gusta mucho de la selección final que se hizo de los materiales del archivo AVJ es que muestra el interés que siempre tuvo Ana Victoria por documentar la fuerte veta de producción artística del movimiento feminista. Creo que ni siquiera yo que estuve presente en tantos de esas manifestaciones y eventos la había visto tan claramente hasta ahora. Además de guardar documentos del trabajo de los tres grupos de arte feminista ochenteros (Polvo de Gallina Negra, Tlacuilas y Retrateras y Bio-Arte), en las manifestaciones documentaba todo el trabajo cultural presente: teatro, performance, intervenciones artísticas de toda índole. Al verlo me pregunto porqué nunca ha sido registrado por la historia oficial del arte mexicano y ha permanecido invisible a diferencia, por ejemplo, del trabajo de grupos como Mira y Germinal. ¿Será que siempre recitamos la misma historia y ni siquiera las feministas nos hemos atrevido a cuestionarla? ¿Será que ese tipo de trabajo estaba más interesado en lo político que en conseguir su legitimación en el medio artístico? ¿Será que toda esta historia sigue guardadita en los archivos?

También me gusta mucho el diálogo que entablaron las nuevas generaciones de artistas feministas con el archivo. Después de la Ibero la expo se va al Claustro de Sor Juana y posteriormente, para finales de agosto a Xalapa, lo que me recuerda que tengo que ponerme a escribir mi texto para el libro/catálogo de la exposición.

45

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cartel setentero de Ana Luisa Barreto del Archivo Ana Victoria Jiménez y De boca en boca y pieza interactiva de Adriana Calatayud, Adriana Raggi y Bruno Bresani del Taller Permanente de Arte y Género a partir del análisis del cartel.

Y por si fuera poca la chamba de la expo, El Banquete de TetlapaMUAC, la cena/acción fue antier para provechar que iba a estar aquí unos días James Oles y pues había que coordinar todo.

Todos los invitados aceptaron participar en la cena/acción de buena gana: Karen Cordero (quien además de ser amiga cercana y miembro de Curare desde un principio, trabajó con él en la expo de Abraham Ángel), Enrique Serrano (amigo de toda la vida y encargado de editar novela póstuma), Patricia Sloane (amiga y cómplice de Olivier de toda la vida), James Oles (copartícipe en diversos proyectos y su pareja durante muchos años), Antonio Saborit (amigo de Olivier de años, participante al igual que Jay y Cuauhtémoc en Un Banquete en Tetlapayac y origen de los materiales sobre Tina Modotti que se encuentran en el archivo Debroise), Ángeles Toledo (amiga con quien Olivier compartió la época en la que el joven crítico entabla su importantísima relación con Lola Álvarez Bravo), Pilar García (quien además de dirigir Arkheia, trabajó con él en diversas curadurías, CURARE, etc.), Cuauhtémoc Medina (amigo, participante en Un Banquete en Tetlapayac y muchas otras cosas), Rafael Ortega (amigo de Debroise y director de imagen de Un Banquete) y Sol Henaro (curadora que conoció poco a Olivier, pero especialista en arte y archivos a quien invité para equilibrar un poco la cena y tratar de encausarla hacia la discusión sobre el archivo y no la remembranza sentimental.

La cena se llevó a cabo en El Hotelito de Miguel Legaria y Cuca Valero. No sólo está ahí mismo el departamento en el que vivió y murió Olivier, sino que ellos, además de ser sus amigos, hicieron el catering en Un Banquete en Tetlapayac. Era el lugar perfecto y me sentí como en uno de esos libros infantiles que le das la vuelta a la hoja y brincan en tercera dimensión. Pasé de lo plano del archivo de documentos a la calidez del testimonio y/o reactuación (reenactment). Nos sirvieron lo mismo que cenaron Eisenstein y sus invitados durante el rodaje de ¡Qué Viva México! y también los invitados de Debroise en Un Banquete en Tetlapayac: gusanos de maguey, guacamole, chiles rellenos, escamoles y pastel. Desafortunadamente no lo pude disfrutar de lleno por estar en la chamba.

67

  Ángeles Toledo a punto de ser entrevistada                                     La Cena

Aprovechamos el momento antes de la cena para entrevistar a algunos de los que iban llegando para las grabaciones que vamos a incluir en cada núcleo. Yo espero que estas entrevistas le puedan dar calidez a la expo y un sentido más profundo a los documentos. No sé ni cómo quedaron porque yo estaba nerviosísima puesto que la mayoría de los invitados eran muy cercanos a Olivier y regresar a esa casa, algunos por primera vez desde que falleció, podía acabar en una reunión triste.

Además me sentía que tanto Víctor como yo estábamos de espías (bueno, él con disfraz y toda la cosa, asumiendo el papel del personaje que actúa de espía en la película de Olivier y que en efecto espiaba a Eisenstein) porque ninguno de los dos fuimos amigos de Debroise. Y, he de confesar, un par de invitados me intimida un poco.

La cena salió muy bien. Se habló del archivo, de las formas de investigar de Olivier, de su afán por archivar incluso cosas tan íntimas como el relato de sus propios sueños eróticos con otros colegas. Compartieron anécdotas de su infancia en relación a su novela Traidor ¿y tu? y otras de su juventud cuando conoce a Lola. Creo que resultó en un buen retrato de Olivier, pero también ese sector del sistema artístico mexicano. Ahora habrá que editarlo.

Esta parte del proyecto me interesa particularmente porque es mi propuesta personal de obra hecha a partir del material de un archivo y se une a una larga serie de "conferencias performanceadas" que he dado de manera individual a lo largo de los años, como La Silla (The Anglo, 1998) y Invisibilidad (MAM, 2001) o las que hemos hecho en Pinto mi Raya a lo largo de los años, como Ruedo/Rueda de Prensa (MAM, 1999) o El Mejor Amigo de los Museos (1997, Ex Teresa). En este caso la forma de cena salió a partir de la investigación misma y de seleccionar Un Banquete en Tetlapayac como núcleo de la exposición y jugar con todos los rollos no sólo de reactuación sino casi de repertorio. Además espero que sea un dispositivo útil en la exposición.

89

Invisibilidad Foto: Víctor Lerma                                 La Silla Foto: Mónica Naranjo 

1011 reducida

                       Ruedo/Rueda de Prensa                                   El Mejor Amigo de los Museos

Es todo un logro. Dejé mi columna semanal en El Universal en 2008 después de 20 años de escribir semanalmente y había perdido la disciplina del registro escrito.

¿Porqué hacerlo? Yo misma me lo pregunto a veces. ¿Sirve de algo? ¿No es contribuir al exceso de información que existe actualmente? ¿Se trata de un acto ególatra? ¿No estoy perdiendo el tiempo?

De entrada escribir un diario, una bitácora, es algo que vengo haciendo de una u otra forma desde niña. Era mi refugio. Escribía porque tenía miedo a olvidar. Y seguramente tenía miedo a olvidar porque alguna vez –como lo registra mi diario- mi mamá perdió la memoria y ni siquiera me reconocía. Escribir se me hizo un hábito que me permitía no depender de mi memoria. Nunca imaginé lo útil que me sería para otras cosas.

The x files004

Pero hoy me interesa más porque veo lo importantes que son éste tipo de documentos. Por ejemplo, Un Banquete en Tetlapayac, la película de Olivier Debroise en torno a ¡Que Viva México!, el film inconcluso de Sergei Eisenstein, está basado en los diarios de dos personajes secundarios. No fueron las protagonistas pero dejaron la versión final de los hechos.

Me da gusto haber incluido la bitácora como parte integra del proyecto.

Lo que también va a ser interesante es trabajar bajo el rigor de la beca, que tiene marcados tiempos específicos. Eso siempre me pone un poco nerviosa porque el trabajo creativo tiene sus propios tiempos y desviaciones. Pero es puro nervio. Hasta ahora siempre he podido cumplir.

Domingo, 19 Diciembre 2010 00:00

El TAG y el archivo AJV

Escrito por

El TAG y el archivo AVJ

Es domingo. Hoy vinieron las integrantes del Taller Permanente de Arte y Género para que revisáramos el archivo de Ana Victoria Jiménez y empezar a decidir qué nos interesa trabajar para la exposición para la Universidad Iberoamericana el año entrante.

untitled 2

De entrada realizamos un recorrido general de los materiales. Son muchas carpetas: Concha Michel, Mujeres del a FDIM, Mujeres de La Semillita, Organizaciones de Mujeres, Mujeres mexicanas varias. Las fuimos abriendo, año, por año, 1972, 1977, etc. Ante nosotras se abrió todo un panorama de la historia de México que jamás aparece en las versiones oficiales.

¿Cómo abordar tanta información? Vemos muchas fotos pero sólo Ana Victoria sabe de qué se tratan.  Preguntas y más preguntas. Afortunadamente la tenemos aquí, porque si no habría que meterse a la ardua labor detectivesca de la historiadora. Si algún día me pongo a hurgar en mi propio archivo ¿recordaré de qué se tratan los documentos?

Observé que muchos de los eventos feministas registrados en el archivo aluden a días marcados por nuestros calendarios sociales: el día del padre, el de la mujer, etc. Parecen fechas triviales, pero sus historias son largas y complejas.

Me llaman la atención dos cosas. En el archivo AVJ vimos claramente que el día de la mujer, que hoy es botín político, en los 60’s era una fecha de lucha de las mujeres comunistas. Fechas como ésta que inicialmente sirvieron para conmemorar momentos dramáticos en la historia de las obreras, para crear conciencia e instigar la lucha, hoy han perdido su carga política quedando en el mero ritual. Por otro lado, me pregunto si al platear que lo personal es político, el movimiento feminista inauguró el que fechas del ámbito familiar, como el día de la madre, se convirtieran en momentos de protesta política.

IMG 1531

Ver este material me hizo cuestionar si el movimiento feminista tenía integrado un fuerte componente cultural que partía de un planteamiento consciente que criticaba otras formas de hacer política o si simplemente Ana Victoria estaba muy interesada en los aspectos culturales de la lucha y se dedicó a documentarlos por lo que parece que era un aspecto preponderante. Aunque yo milité en el feminismo setentero, no participé en otros movimientos políticos, así es que para mí el uso del arte y la cultura como herramienta política es la norma. Esto podría ser una investigación interesante.    

El revisar el archivo AVJ me está haciendo replantear la sensación que he tenido desde los setentas de que ha habido una gran distancia entre feminismo militante o académico y el artístico. Yo sentía que para algunos grupos el arte era demasiado burgués y otros querían trabajar con mujeres artistas famosas pero no aceptaban que hubiera arte feminista. Quizá estaba equivocada y no logré ver algo que Ana Victoria captó.

IMG 1487

Cartel del Movimiento Nacional de Mujeres a partir de una foto de Herminia Dosal

En la reunión pregunté y me pregunté el porqué de la distancia del feminismo militante y el arte feminista, lo que también nos llevó a preguntarnos porqué el medio artístico también lo rechazó. Karen Cordero planteó un par de ideas interesantes. Por un lado la corriente de que rechazaba el arte político que impuso la Ruptura, lo cual hubiera alejado a critico/as y artistas que nos precedía y por otro, el arte político considerado como cosa de hombres.

En la plática salió el trabajo en pequeño grupo y me sorprendió que las artistas más jóvenes, incluso las que participan en distintos grupos lésbicos y/o feministas no tienen idea que era. Es una lástima que esta práctica fundamental para entender como funciona el sexismo externo y el interiorizado se haya perdido.