DE ARCHIVOS Y REDES

UN PROYECTO ARTÍSTICO SOBRE LA INTEGRACIÓN Y REACTIVACIÓN DE ARCHIVOS

Inicio

DE ARCHIVOS Y REDES es un proyecto de producción artística a partir de la integración y reactivación de archivos de la artista visual mexicana Mónica MayerEl objetivo del sitio es documentar el proyecto y establecer un espacio de reflexión y diálogo en torno a temas como arte, archivo, activismo y feminismo. El proyecto consta de las siguientes “visitas” a archivos y/o centros de documentación, a partir de las cuales Mayer ha realizado distintas acciones:

VISITA AL ARCHIVO DE OLIVIER DEBROISE

VISITA AL ARCHIVO DE ANA VICTORIA JIMÉNEZ

VISITA AL ARCHIVO DE PINTO MI RAYA (a su vez subdividido en las acciones El Tour, El Taller y El Archivo Personal de Pinto mi Raya)

VISITA AL ARCHIVO DE EX TERESA

VISITA AL ARCHIVO DEL CHOPO

Cada uno de estos proyectos está documentado en este blog a manera de bitácora o diario de cada una de las visitas. En la columna derecha encontrará la liga a cada visita o, si prefiere seguir cronológicamente el proyecto y sus entrelazamientos, lo puede hacer siguiendo el calendario en la parte superior derecha.

Así mismo, en esta columna encontrará otros tres rubros: RED DE ARTE Y ARCHIVOS, PIEZAS SUELTAS y LA BITÁCORA. El primero documenta el proceso de crear una red de arte y archivos a lo largo del país como parte del proyecto y que se dio a través de diversas conferencias y cursos. En el segundo se documentan una serie de pequeñas piezas sueltas surgidas a partir del proyecto y en el último rubro se incluyen reportes de conferencias, exposiciones o eventos relacionados a los temas de arte y archivo.

Por último, en LINKS encontrará un listado de textos y otro de proyectos afines.

 DE ARCHIVOS Y REDES dio inició en la ciudad de México en 2011.  

Artículos recientes
Martes, 16 Noviembre 2010 00:00

Archivitis aguda

Escrito por

Los meses se pasan volando y el archivo se traga mí tiempo. Entre el archivo de Pinto mi Raya, el trabajo en el Taller de Arte y Género con el archivo de Ana Victoria Jiménez para la exposición del año entrante y la visita al archivo de Olivier, desayuno, como, ceno y sueño archivo.

No estoy clavada revisando cada documento de Olivier porque no pretendo convertirme en experta en su trabajo, pero sí he tenido que adentrarme a la reflexión sobre el archivo para no quedarme en sólo ventilar papelitos.

Por lo pronto estoy leyendo Encounters in a Virtual Feminist Museum: Time, Space and the Archive de Griselda Pollock y The Archive and the Repertoire. Performing Cultural Memory in the Americas de Diana Taylor, además de los textos de Arte y fisuras transversales. Archivo y Acción, el seminario que están impartiendo Ana María Martínez de la Escalera y Erika Lindig en el MUAC al que me metí y que incluye desde Jacques Derrida o Hannah Arendt hasta Didi-Huberman.

Portada libro Priselda PollockPortada The Archive and the Repertoire

Siento que el cerebro va a reventar porque me cuesta trabajo entender el peculiar y complejo lenguaje de los teóricos. Además no tengo la menor idea cómo diablos le voy a hacer para aterrizar algunas de estas ideas en la práctica y plantear una expo que no sea soporífera, que acerque al público general a Olivier y muestre al archivo como un ejercicio de poder personal.

Por suerte últimamente han habido muchas exposiciones de archivo, como No-Grupo: un zangoloteo al corsé artístico (Museo de Arte Moderno) y Un lugar fuera de la historia (Museo Tamayo, curadas respectivamente por Sol Henaro y Magalí Arriola y he podido observar sus estrategias. Y, claro, también la de InSite, curada por Donna Conwell, que está en el MUAC.


expo1

A diferencia de estas muestras que parten de archivos entre cuyos documentos hay obras de corte conceptual o las que presentan obra hecha a partir de archivos (por lo que en ambos casos hay material visual que exponer), la mayor parte del archivo de Olivier son papeles. Para colmos ni siquiera hay documentos estéticamente atractivos, como sucede en expos de archivos históricos. En el de Olivier abundan las fotocopias. Supongo que podría incluir obras de arte sobre las que él escribió, pero el reto es hacer la exposición del archivo mismo.

Lo bueno es que el material de Olivier se va a montar sobre los muebles que diseñó Giacomo Castagnola para la de expo de InSite que son una maravilla. Permiten que el público se acerque a los documentos, son acogedores, tienen espacio para consultar materiales y son muy flexibles. Me encantan las cajoneras y las vitrinas "carpeta" (por así llamarlas) ya que puedo pensar en colocar documentos para construir narrativas o mostrar procesos y por ende el tiempo, que es un elemento fundamental del archivo.

Fotos revista Err muebles expo

(Fotos de Errr-Magazine)

También me sirvió haber sido invitada a Colombia al Coloquio ERRATA# 1: Arte y políticas de archivo para hablar del archivo de Pinto mi Raya en septiembre. Todavía estoy digiriendo la experiencia, pero fue un lujo platicar con Graciela Carnevale del mítico colectivo Tucumán Arde en Argentina. Ella fue quien guardó su archivo durante décadas y lo ha estado exponiendo. Y también con el español Jorge Blasco, especialista en las maneras contemporáneas de archivar las prácticas artísticas. Me gustó que planteó que la palabra archivo es un verbo, no un sustantivo.

Durante el encuentro montaron una exposición del archivo de Tucumán Arde. Entre otras cosas entendí que el formato de una expo de archivo debe ser diferente a una de arte porque el consumo es distinto. Las expos de archivo se observan, pero también se consultan. De entrada, si van a funcionar bien, deben durar mucho más tiempo y ser gratuitas, como las bibliotecas. Un recurso que usaron en Colombia fue fotocopiar algunos de los materiales para que el público se los llevara. Esto me gusta porque es una manera de insertar fragmentos de un archivo en otros (si es que no los tiran saliendo del museo), pero creo que otra solución práctica sería un blog pues además de flexibilizar el horario de acceso a la expo, permite que un público más amplio la conozca.

Por cierto, tengo que empezar a leer la revista que ERRATA, que publica la Fundación Gilberto Alzate-Avendaño, que es quien organizó el evento. Su primer número es sobre arte y archivos e incluye textos de Andrea Giunta, Suely Rolnik, María Sol Barón Pino y otros.

Portada revista errata

En fin... He estado pensando en que he revisado un montón de cajas y todavía no sé por dónde entrarle al archivo de Olivier, por lo que creo que lo más honesto va a ser abordarlo desde mis propias pasiones. Partir de que esto es simplemente una visita al archivo de Olivier y no un estudio profundo de su trabajo. La próxima vez vaya a Arkheia voy a pedirle a Eloísa que me busque material sobre mujeres artistas. Aunque no me he topado con documentos que planteen explícitamente la postura de Olivier sobre cuestiones de género, mi sensación es que la discusión de las mujeres en el arte le era indiferente. Quiero ver a quienes estudió y porqué. Sin embargo, su postura ante lo gay era interesante porque es un tema central de sus novelas y una agenda velada (aunque no menos efectiva) en sus trabajos académicos y curatoriales. Y no, aún no tengo aún prueba alguna de esta hipótesis, pero vagamente recuerdo que el impacto que tuvo la exposición de Abraham Ángel en los ochentas fue importante porque revivió a un personaje icónico precisamente en el momento en el que el movimiento gay empezaba a tomar fuerza en México.

Jueves, 25 Marzo 2010 00:00

Una expo y una cena

Escrito por

25 de marzo de 2011

¡Qué semanitas! El miércoles de la semana pasada inauguramos la exposición Mujeres ¿Y qué más? Reactivando el archivo de Ana Victoria Jiménez en la Universidad Iberoamericana. Además de mostrar el archivo de Ana Victoria, que incluye tanto las fotografías que ella empezó a tomar desde inicios del movimiento feminista y documentos como carteles (tiene una colección de cerca de 300 carteles feministas, incluyendo algunos con diseños de artistas como Leonora Carrington, Fanny Rabel, Andrea Gómez, Siqueiros, Francisco Mora y hasta Felipe Ehrenberg), tanto el Taller Permanente de Arte y Género que yo facilito como las alumnas de Historia del Arte de Karen Cordero en la Ibero realizaron una serie de obras y/o dispositivos museográficos para reactivar el archivo. De hecho, el que todas ellas estén trabajando con estos materiales constituye en sí misma la principal reactivación del archivo. No es suficiente exponer los materiales, hay que tratar de que tengan sentido hoy.

1a2-a  3 reducida

1.- Cámara de diputados, manifestación en pro del aborto libre y gratuito (1977). 2.- Auditorio Nacional, manifestación en contra de Miss Universo (1977). 3.- Hacia el Monumento a la Madre, manifestación en pro de la maternidad voluntaria (1979).

Una cosa que me gusta mucho de la selección final que se hizo de los materiales del archivo AVJ es que muestra el interés que siempre tuvo Ana Victoria por documentar la fuerte veta de producción artística del movimiento feminista. Creo que ni siquiera yo que estuve presente en tantos de esas manifestaciones y eventos la había visto tan claramente hasta ahora. Además de guardar documentos del trabajo de los tres grupos de arte feminista ochenteros (Polvo de Gallina Negra, Tlacuilas y Retrateras y Bio-Arte), en las manifestaciones documentaba todo el trabajo cultural presente: teatro, performance, intervenciones artísticas de toda índole. Al verlo me pregunto porqué nunca ha sido registrado por la historia oficial del arte mexicano y ha permanecido invisible a diferencia, por ejemplo, del trabajo de grupos como Mira y Germinal. ¿Será que siempre recitamos la misma historia y ni siquiera las feministas nos hemos atrevido a cuestionarla? ¿Será que ese tipo de trabajo estaba más interesado en lo político que en conseguir su legitimación en el medio artístico? ¿Será que toda esta historia sigue guardadita en los archivos?

También me gusta mucho el diálogo que entablaron las nuevas generaciones de artistas feministas con el archivo. Después de la Ibero la expo se va al Claustro de Sor Juana y posteriormente, para finales de agosto a Xalapa, lo ue me recuerda que tengo que ponerme a escribir mi texto para el libro/catálogo de la exposición.

4

  5

Cartel setentero de Ana Luisa Barreto del Archivo Ana Victoria Jiménez y De boca en boca y pieza interactiva de Adriana Calatayud, Adriana Raggi y Bruno Bresani del Taller Permanente de Arte y Género a partir del análisis del cartel.

Y por si fuera poca la chamba de la expo, El Banquete de TetlapaMUAC, la cena/acción fue antier para provechar que iba a estar aquí unos días James Oles y pues había que coordinar todo.

Todos los invitados aceptaron participar en la cena/acción de buena gana: Karen Cordero (quien además de ser amiga cercana y miembro de Curare desde un principio, trabajó con él en la expo de Abraham Ángel), Enrique Serrano (amigo de toda la vida y encargado de editar novela póstuma), Patricia Sloane (amiga y cómplice de Olivier de toda la vida), James Oles (copartícipe en diversos proyectos y su pareja durante muchos años), Antonio Saborit (amigo de Olivier de años, participante al igual que Jay y Cuauhtémoc en Un Banquete en Tetlapayac y origen de los materiales sobre Tina Modotti que se encuentran en el archivo Debroise), Ángeles Toledo (amiga con quien Olivier compartió la época en la que el joven crítico entabla su importantísima relación con Lola Álvarez Bravo), Pilar García (quien además de dirigir Arkheia, trabajó con él en diversas curadurías, CURARE, etc.), Cuauhtémoc Medina (amigo, participante en Un Banquete en Tetlapayac y muchas otras cosas), Rafael Ortega (amigo de Debroise y director de imagen de Un Banquete) y Sol Henaro (curadora que conoció poco a Olivier, pero especialista en arte y archivos a quien invité para equilibrar un poco la cena y tratar de encausarla hacia la discusión sobre el archivo y no la remembranza sentimental.

La cena se llevó a cabo en El Hotelito de Miguel Legaria y Cuca Valero. No sólo está ahí mismo el departamento en el que vivió y murió Olivier, sino que ellos, además de ser sus amigos, hicieron el catering en Un Banquete en Tetlapayac. Era el lugar perfecto y me sentí como en uno de esos libros infantiles que le das la vuelta a la hoja y brincan en tercera dimensión. Pasé de lo plano del archivo de documentos a la calidez del testimonio y/o reactuación (reenactment). Nos sirvieron lo mismo que cenaron Eisenstein y sus invitados durante el rodaje de ¡Qué Viva México! y también los invitados de Debroise en Un Banquete en Tetlapayac: gusanos de maguey, guacamole, chiles rellenos, escamoles y pastel. Desafortunadamente no lo pude disfrutar de lleno por estar en la chamba.

6  7  

    Ángeles Toledo a punto de ser entrevistada                                          La Cena

Aprovechamos el momento antes de la cena para entrevistar a algunos de los que iban llegando para las grabaciones que vamos a incluir en cada núcleo. Yo espero que estas entrevistas le puedan dar calidez a la expo y un sentido más profundo a los documentos. No sé ni cómo quedaron porque yo estaba nerviosísima puesto que la mayoría de los invitados eran muy cercanos a Olivier y regresar a esa casa, algunos por primera vez desde que falleció, podía acabar en una reunión triste.

Además me sentía que tanto Víctor como yo estábamos de espías (bueno, él con disfraz y toda la cosa, asumiendo el papel del personaje que actúa de espía en la película de Olivier y que en efecto espiaba a Eisenstein) porque ninguno de los dos fuimos amigos de Debroise. Y, he de confesar, un par de invitados me intimida un poco.

La cena salió muy bien. Se habló del archivo, de las formas de investigar de Olivier, de su afán por archivar incluso cosas tan íntimas como el relato de sus propios sueños eróticos con otros colegas. Compartieron anécdotas de su infancia en relación a su novela Traidor ¿y tu? y otras de su juventud cuando conoce a Lola. Creo que resultó en un buen retrato de Olivier, pero también ese sector del sistema artístico mexicano. Ahora habrá que editarlo.

Esta parte del proyecto me interesa particularmente porque es mi propuesta personal de obra hecha a partir del material de un archivo y se une a una larga serie de “conferencias performanceadas” que he dado de manera individual a lo largo de los años, como La Silla (The Anglo, 1998) y Invisibilidad (MAM, 2001) o las que hemos hecho en Pinto mi Raya a lo largo de los años, como Ruedo/Rueda de Prensa (MAM, 1999) o El Mejor Amigo de los Museos (1997, Ex Teresa). En este caso la forma de cena salió a partir de la investigación misma y de seleccionar Un Banquete en Tetlapayac como núcleo de la exposición y jugar con todos los rollos no sólo de reactuación sino casi de repertorio. Además espero que sea un dispositivo útil en la exposición.

   8           9            Invisibilidad Foto: Víctor Lerma                        La Silla         Foto: Mónica Naranjo

  10  11 reducida

                       Ruedo/Rueda de Prensa                                            El Mejor Amigo de los Museos

Martes, 12 Enero 2010 00:00

Finitud y finalidad

Escrito por

Llego al MUAC y pido una caja al azar. El territorio por recorrer en este archivo es tan vasto que creo que prefiero la emoción de las sorpresas a una metodología rígida.

La labor frente a mí es titánica y sólo tengo preguntas. ¿Cómo me acerco al archivo de alguien que falleció tan recientemente sin sentir que estoy trasgrediendo su intimidad? ¿Cómo no caer en un homenaje sentimentalón, ni balconear a alguien que ya no puede defenderse? ¿Cómo manejar el material sobre las personas vivas? ¿Cómo evitar que el trabajo en el archivo se convirtiera en un acto de rapiña? ¿Cómo no caer en la autocensura? ¿Cómo encontrar un caminito en esta inmensidad de documentos? ¿Cómo hablar sobre el archivo y las estrategias de reactivación...que es lo que más me interesa? ¿Cómo investigar lo que a me interesa personalmente, aunque no hubiera sido uno de los temas centrales de Olivier?

En fin. Ya irán surgiendo las respuesta....o no.

Los archivos son como una extraña máquina del tiempo que nos permite ver hacia el pasado mientras mantenemos la mirada puesta en el futuro, ambos poco menos que promesas que se nos escurren entre los dedos si no nos situamos en el presente.

En los documentos en el archivo de Olivier se palpa el paso del tiempo; se ve el transcurso de una vida y también de una época. Por un lado, los papeles van trazando su vida paso a paso...logros, fracasos, anhelos. Por ejemplo, me encontré la carta que escribe al Colegio de México, en donde era traductor, avisándoles que va a dedicarse a investigar. Por otro, el paso del tiempo es palpable físicamente: además de los manuscritos, hay páginas escritas a máquina y después desfilan diversas impresiones digitales. Los papeles incluso huelen diferente según la época.

SNV33259

Carta astral de Olivier Debrooise

Me sorprende encontrar tantas fotocopias. La era de la clonación de archivos que estamos viviendo ahora con toda la tecnología digital ya venía avanzando desde que llegó la fotocopia, que realmente no es tanto tiempo. Yo todavía recuerdo aquellas primeras fotocopias en los sesentas que salían mojaditas y había que colgar a secar.

Me interesa el archivo como contenido y como forma.

¿Cómo sería Olivier en los setentas? Creo que lo conocí en esa época, pero no recuerdo cuándo ni dónde. Tengo que checar si aquella primera exposición que organizamos los cuates de San Carlos en la Alianza Francesa fue durante el tiempo que él estuvo trabajando ahí. Una primera mirada al archivo me muestran a un niño que hacía dibujos y a un joven que escribía cuentos. ¿Los conservaría por nostalgia o para recordar siempre su lado creativo? Hay una carta astral con todo y descripción del personaje....buenísima!!!!

archivo muerto reducido

Eloísa Hernández, que es quien conoce verdaderamente a fondo el archivo porque lo está clasificando, me trae una caja que me lleva vertiginosamente por el tiempo: hojas impresas de su diario personal de 2000, cartas familiares, documentos, tarjetas de amigos y colegas de varias décadas, artículos, el libro que escribió con apoyo del FONCA y hasta algún talón de un boleto de avión o la nota de algún depósito bancario. Es un enorme rompecabezas, máxime que no soy experta en el trabajo de Olivier ni en los temas que a él le interesaban. Creo que lo más congruente sería empezar por lo que sí conozco.

Eloísa me pasa la Caja 39 que incluye material hemerográfico de Olivier de los años setentas. Siguiendo el ritual inevitable del archivo, me pongo los guantes blancos y empiezo.

El primer recorte es el artículo Deslumbra, Impone, Intimida... de Debroise sobre el recién inaugurado MARCO en Monterrey en el periódico EL NORTE el 30 de junio de 1991, en el que afirma:

texto Olivier reducido

"por sus proporciones, más que por sus dimensiones reales, la arquitectura interior del MARCO deslumbra y aterra...(Un museo) trata de introducir al espectador a la obra de arte (...) no de deslumbrarlo con el supuesto genio de los artistas; no se trata de intimidarlo. El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey se sitúa deliberadamente en una línea opuesta."

Su comentario, poético y crítico, está lleno de frases citables, aplicables a otras instituciones museísticas, incluyendo al MUAC:

"No acaban, de cualquier modo, de llenar las paredes. Algunas piezas, de dimensiones (relativamente) más modestas, se ven hasta chicas; los cuadros de Dulce María Núñez, por ejemplo, estampillas perdidas, como ahogándose en la inmensidad de los muros blancos."

Quizá una forma de resolver la exposición sería tomar citas de textos de Olivier que dialoguen con la situación actual.

"Se asume de una vez por todas que el arte es bello, y que lo que está en el museo debe estar allí y no en otra parte. No se presentan las obras, sino que se imponen, sin otro criterio museográfico que ciertas asociaciones visuales, correspondencias vagamente surrealistas y, en este caso preciso, las limitaciones definidas por las mismas dimensiones de los cuadros."

¡¡¡¡UFFFF!!!! Esa podría aplicársele a casi todas las exposiciones.

Miércoles, 06 Enero 2010 00:00

El encuentro

Escrito por

Hoy visité por primera vez el archivo de Oliver Debroise en Arkheia, el centro de documentación del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM. MUAC REDICIDO

El año pasado Pilar García me invitó a  hacer una intervención/curaduría a partir de este material, pero he estado tan ocupada con los archivos de Pinto mi Raya y el de Ana Victoria Jiménez, que ni tiempo había tenido de pensar en el de Olivier. Además tenía cierta resistencia porque no es lo mismo trabajar con mi propio archivo o el de una amiga cercana, cómplice de tantas batallas como el de Ana Victoria, que el de un crítico como Olivier, cuyo trabajo siempre respeté pero no fuimos cercanos personal o profesionalmente. Sin embargo, me interesa el reto de visibilizar un archivo y me da mucha curiosidad.

No había entrado a las instalaciones del archivo de Arkheia y son geniales. Parecen bóveda de película de James Bond. Una vez adentro, sin embargo, ver los estantes altísimos con las 48 cajas del archivo de Olivier -quien murió apenas en mayo de 2008 a los 55 años de edad- me conmovieron. ¿Al final sólo queda el archivo?

Arkhenia reducido

Pilar me proporcionó gráficas que muestran el tipo de materiales del archivo (fotografías, libros, recortes de diarios y revistas, folletos, postales, etc.). Físicamente lo que más incluye es papel, pero hay muchísimo material digital que apenas está en proceso de catalogación. Otra gráfica analiza la temática de los documentos y muestra el amplio rango de los intereses de Olivier. La clasificación del archivo va avanzando a buen paso pues existe el compromiso de tenerla terminada en 4 años.

Después me quedé con Eloísa Hernández, la encargada de clasificar el archivo y basándome en la lista de lo que tienen las cajas que ya están en orden, le pedí que me bajara la 21, que incluye correspondencia y papeles de crítica.

Lo primero que me encuentro es una carpeta con recortes de artículos escritos por Olivier y publicados principalmente en La Jornada. Me sorprendió que fueran tan pocos, por lo que pregunté si no había más. Según Eloísa, en lo que lleva registrado no hay mucho más. Supongo que Víctor y yo tendremos que revisar lo que existe en el archivo de Pinto mi Raya para recuperar lo escrito por o sobre Debroise. A lo largo de los 20 años que llevamos reuniendo todo lo que se publica sobre crítica de arte en los periódicos, seguramente hay más material.

FOLDERS REDUCIDO

Me encontré con varios ejemplares de cuando CURARE se publicaba como suplemento en La Jornada en los noventas. Fue una época gloriosa para la crítica de arte en los periódicos en México. También está una carpeta con el texto que presentó Olivier en el College Art Association en 1995 titulado Between Dependence and Autonomy: the Mexican Cultural System Faces Radical Changes? Ese mismo año yo también participé en el CAA en una mesa sobre crítica de arte con una ponencia sobre nuestro archivo y no pude escucharlo. Me da curiosidad el texto porque el sistema cultural mexicano definitivamente cambió de manera radical en los noventas y, para bien o para mal, Olivier fue un personaje clave en este proceso.